36 muertos y 41 heridos en Ecuador por accidente

25 Dic

Un viaje de alegría de más de 60 personas que iban a su tierra manabita para festejar la Navidad se convirtió la madrugada de ayer en el accidente más grave del año en las rutas ecuatorianas. La unidad 57 de la cooperativa Reina del Camino, placa MAT-195, que viajaba desde Quito hacia la parroquia San Isidro del cantón San Vicente (Manabí) cayó a un abismo de 110 metros y dejó un saldo de 36 muertos y 41 heridos, una cifra que podría variar por la gravedad de algunos enfermos.

Ver  más fotos del accidente clic aqui

El accidente, que enluta sobre todo a decenas de familias de la parroquia rural San Isidro, se suscitó a las 02:45, en el tramo final de la bajada del sector La Crespa, en el trayecto El Carmen-Flavio Alfaro. Solo faltaban 200 metros para culminar el descenso en el sitio conocido como Puente Quiñónez.

Al amanecer, a las 06:15, rescatistas de los bomberos, Defensa Civil, policías y brigadas de seguridad campesina del sector empezaron a sacar los primeros cadáveres. Antes ya habían sacado a los heridos, 26 fueron trasladados a casas de salud de Chone; 6 a Flavio Alfaro y 5 a El Carmen. El resto fue a sus domicilios.

Uno a uno iban sacando los cadáveres del precipicio. Era más impactante cuando salían los cuerpos de niños, que eran más de una docena.

El micro 57 había salido de Quito a las 22:00 del jueves, con todos sus 45 asientos ocupados y más de 20 en el pasillo y cabina de mando. Juan Pablo Alcívar Saltos, de 35 años, viajaba hasta San Vicente. Iba en el asiento 37 cuando desde El Carmen –aseguró– escuchó que al bus comenzó a sonarle fuerte la caja de cambios.

“Al comenzar a bajar de La Crespa el sonido era más fuerte y en unos minutos una señora que viajaba en la parte delantera gritó: ‘Al carro no le entran los cambios’. Hubo gritos”, relató.

En el sector llovía fuerte. En unos tres minutos el carro tomó gran velocidad y luego se desplazó por una ladera. “Me prendí fuerte, pero cuando el vehículo se detuvo aparecí por los primeros asientos. Como pude salí. En el accidente perdí los juguetes para mis hijos y familiares, porque yo trabajo como chofer de tráiler en Quito”, contó Juan Pablo Alcívar.

El carro salió de la carretera y al caer al abismo chocó primero con un árbol, dio vueltas de campana y luego impactó con otro árbol, que lo detuvo. “Según los primeros datos recopilados por la Unidad de Investigaciones de Accidentes de Tránsito de la Policía, el accidente se debió a la falla mecánica de la caja de cambios, a lo resbaladizo de la calzada y el exceso de pasajeros”, dijo el mayor Luis Íñiguez, jefe del destacamento de la Policía del cantón El Carmen.

Vicenta Vergara Candela, de 18 años y que viajaba hasta San Vicente, recordó que iba medio dormida. “Sentí cuando al carro no le entraban los cambios, bajando la cuesta la velocidad era más y a unos dos minutos el carro se fue a un barranco. Desesperada salí como pude; se me perdieron todos los regalos que llevaba a mi familia en San Vicente”, narraba con lágrimas y agregaba: “No sé si olvide esto; yo viajaba sola, es horrible ver tantos muertos”.

Cada vez que la Policía y rescatistas de El Carmen, Flavio Alfaro, Chone y Santo Domingo extraían uno a uno los cadáveres hasta la carretera y luego los llevaron hasta una capilla en Flavio Alfaro, se apreciaban escenas desgarradoras, incluso de campesinos que solo observaban atónitos y con lágrimas. Hasta el sitio de la tragedia y a Flavio Alfaro empezaban a llegar familiares y a eso de las 11:00 se había reconocido a 17 víctimas, 15 de ellas de San Vicente, cuatro de ellos niños.

Gabriel Solórzano, agente fiscal de Chone, fue el encargado de realizar el levantamiento de los cadáveres y hacer el reconocimiento de estos. Él confirmó, a las 13:45 de ayer, la muerte de 36 personas.

Uno de los cuerpos era del conductor del bus, Luis Chávez Vergara, de 42 años y oriundo de Chone. Su cuerpo estaba aprisionado entre el volante y el asiento del bus.

Ya al mediodía, decenas de familiares habían llegado a la capilla de Flavio Alfaro, donde los cadáveres estaban colocados en fila. Muchos trataban de reconocer o preguntaban por algún pariente. La misma situación ocurría en los hospitales de Chone y de Flavio Alfaro.

Antonio Alcívar, secretario de la cooperativa, permaneció en la oficina de Chone y aseguró que formaron una comisión para canalizar ayuda a los familiares. Dijo que es el peor accidente que ha tenido la empresa en toda su historia, desde que fue creada el 17 de septiembre de 1961.

Pero los familiares que llegaron a Chone y Flavio Alfaro exigían justicia, aunque la prioridad era buscar a sus parientes entre los muertos y heridos.

QUE OPINAS DE ESTO..?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s